Los derechos de las personas con problemas de salud mental han sido, y son, frecuentemente vulnerados, no atendiendo debidamente las dimensiones psicológicas y sociales de nuestras dificultades. Además, muchas veces el trato recibido es paternalista. Añadido al uso de la coerción en los servicios impiden el ejercicio de nuestra autonomía y autodeterminación.

Ante esto, desde el movimiento asociativo se favorece los movimientos de empoderamiento y participación ciudadana. Resultado de esta lucha surge la conmemoración del Día del Orgullo Loco.

El video que a continuación mostramos es el resultado de la reflexión sobre estas cuestiones de nuestra Comité en 1ª Persona.

Te animamos a que lo visualices y compartas.